Empresas

Los deslizamientos en la época de lluvias. Riesgos y posibles soluciones

El Perú se encuentra geográficamente ubicado en un espacio en donde, durante los meses de setiembre a mayo, se presenta la mayor cantidad de lluvias. La intensidad de lluvias está sujeta al comportamiento del océano y la atmósfera en sus diferentes escalas. De esta manera, las situaciones de inundaciones y movimientos de masas (flujos de detritos, deslizamientos, caída de rocas, entre otros) se encuentran estrechamente relacionadas a la temporada de lluvias, llegando a ocasionar daños y/o pérdidas en la población, así como en la infraestructura de servicios de transporte, salud o educación.

Los daños generados por la activación de quebradas y la presencia de huaicos no solo son de carácter material, sino que en muchas situaciones involucran pérdidas de vidas humanas.

ZONAS DE RIESGO IDENTIFICADAS

Según el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), 63 distritos de cuatro regiones del país presentan un riesgo muy alto de afectación por deslizamientos, huaicos u otro tipo de movimientos en masa.

El Fenómeno del Niño del año 2015 fue uno de los más fuertes que recientemente hemos tenido dentro del país. En febrero de aquel año se activaron las quebradas Huampani, Chacrasana, Santa María, Quirio, San Antonio, Mariscal Castilla y California (Chosica), La Ronda (Ricardo Palma) y La Floresta (Chaclaclayo) que afectaron directamente a un total de 96 viviendas. Es así que los sistemas eléctricos, desagüe y agua potable colapsaron por lo que las autoridades se vieron obligadas a inhabilitar la Carretera Central. A pesar que en el año 2014 se edificaron 38 muros y diques de contención en distintas zonas de Chosica, muchas de ellas no resistieron, puesto que no tenían un adecuado funcionamiento e incluso no fueron diseñados dentro de un plan integral. Asimismo, la ubicación de las viviendas dentro del distrito se encuentra muy cerca del cauce natural de los huaicos que expone a sus habitantes frente a un huaico.

De esta manera, los huaicos ocasionan mucho daño en viviendas, vías de comunicación, servicios básicos, infraestructura, daños a la vida y la salud de la población obligando al gobierno a tomar medidas de emergencia en muchas regiones del país.
El fenómeno del Niño tiene un impacto directo en sectores de la economía como agro, pesca, agricultura, transporte, que finalmente se ven reflejados en cambios del PBI (3.3% en Perú en el 2015).

La Autoridad Nacional del Agua (ANA) menciona en su estudio “Complementación de Identificación de poblaciones vulnerables por activación de quebradas 2016-2017” que la mayor cantidad de habitantes afectados directamente, en caso de un huaico, se encuentran en las siguientes ciudades:

  • Lima 84,740 habitantes.
  • Huánuco: 66,067 habitantes.
  • Piura 46,720 habitantes.
  • Arequipa 45,313 habitantes. Asimismo, las quebradas que tienen mayor propensión a activarse son Las Cruces (Santa Eulalia, Lima), Mariscal Castilla (Chosica, Lima), Cansas (Ica), San Ildefonso (La Libertad) y León (La Libertad).

SOLUCIONES EFICIENTES E INNOVADORAS

Una solución muy eficiente son las barreras flexibles. Éstas son utilizadas para contener los flujos de detritos (o huaicos) sobre áreas potencialmente vulnerables en la que se pueden ocasionar daños a personas y/o bienes materiales.

En el año 2016, el Grupo TDM estuvo a cargo de la instalación de 22 barreras flexibles en las quebradas de Chosica que redujeron considerablemente el impacto de los huaicos en toda la zona, siendo el proyecto más grande en control de huaicos realizado en América Latina con esta solución.

Además del uso de barreras flexibles en lugar de muros de contención rígidos, también se pueden implementar soluciones alternativas como geomantas, biomantas, geoceldas e hidrosiembra que pueden ser propuestas en las zonas altas de las cuencas para prevenir la erosión del agua de la lluvia y la generación de deslizamientos.

Esta y otras soluciones alternativas, de alto desarrollo tecnológico, innovación y rápida instalación son óptimas para ser implementadas en la geografía que presenta el Perú. La elección de soluciones alternativas varía según el problema que se busca afrontar.

CULTURA DE PREVENCIÓN

En un estudio realizado por la Autoridad Nacional del Agua (ANA) se menciona que los daños materiales de las viviendas por acción del caudal y arrastre de materiales ascenderían a la suma de 2,400 millones de soles, lo que obliga a las autoridades a optar por una planificación y ejecución de acciones de prevención ante aquellos sucesos. Se tiene el dato de que por cada sol invertido en obras de prevención por activación de quebradas, el Estado ahorraría 20.82 Soles en daños ocasionados a las viviendas en riesgo.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button