Entrevistas

Entrevista al Ing. Miguel Révolo, Viceministro de energía – Ministerio de Energía y Minas

¿Cómo afectó el Covid-19 el desempeño de las empresas eléctricas (Generación, transmisión y distribución)? ¿Qué medidas tomó al respecto el Minem? ¿Puede comentarnos en qué consiste el recientemente creado bono electricidad? ¿De qué manera ayudará a cubrir la cadena de pagos de los usuarios? ¿Cuál es su alcance en cifras y por empresas distribuidoras eléctricas?

El eje principal de la política del Gobierno ha sido salvaguardar la vida y la salud de los peruanos. Para ello, se han dictado normas tendientes a la aplicación de los protocolos para garantizar que las operaciones en la infraestructura de generación, transmisión y distribución se desarrollen de forma segura y permitan el suministro continuo de la electricidad.

Las medidas que se han tomado para garantizar el servicio eléctrico de los hogares han sido implementadas mediante la emisión de los Decretos de Urgencia N° 035-2020, N° 062-2020 y N° 074-2020 y de la Resolución Viceministerial N° 001-2020-MINEM/VME (RVM 001).

Para asegurar el servicio eléctrico, esencial para la realización de las actividades cotidianas en los hogares, se han emitido los Decretos de Urgencia N° 035 y 062 que permiten que los recibos de electricidad pendientes de pago de los usuarios que consumen hasta 300 kWh al mes puedan ser prorrateados hasta en 24 meses; mientras que el Decreto de Urgencia N° 074 ha aprobado el Bono de Electricidad por S/ 160 aplicable a todos los usuarios con consumos de hasta 125 kWh, cuyo pago se encuentre pendiente desde el mes de marzo. La vigencia del Bono es hasta diciembre de 2020 y beneficia a 22 millones de peruanos de los segmentos socioeconómicos C, D y E.

Asimismo, para asegurar la continuidad de las operaciones de generación, transmisión y distribución en el ámbito del subsector electricidad y del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES) a través de la activación y ejecución de los protocolos de seguridad destinados a salvaguardar la salud de su personal, contratistas y/o terceros, se ha emitido la RVM 001.

¿Cuál es el Plan de Reactivación Económica 2020-2023?

Se han reactivado los proyectos del Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad – PNIC que contiene proyectos de generación y transmisión eléctrica que en conjunto suman inversiones por US$ 1 061 millones y que generan 10 900 de puestos de trabajo directos e indirectos.

Asimismo, se han reactivado los proyectos de inversión de los Sistemas Secundarios de Transmisión y Sistemas Complementarios de Transmisión con US$ 867 millones de inversión y 3 233 empleos.

Finalmente, se han reiniciado las actividades para la construcción de los proyectos de electrificación rural por S/ 338 millones que beneficiará a 1.4 millones de personas en 23 regiones y esto conllevará a la creación de 3 583 puestos de trabajo. Se tiene previsto el cierre de la brecha de acceso a la energía para el año 2023.

Y en cuanto al Reglamento de la Ley General de Electrificación Rural ¿Cuáles son sus ejes?

El Reglamento de Electrificación tiene como ejes la celeridad, simplicidad, eficacia y modernización de la ejecución de los proyectos de electrificación rural que permiten llevar el servicio eléctrico a la población que vive en zonas rurales, aisladas y de frontera, fomentando su uso productivo que incidirá en la mejora de la calidad de vida y situación económica de los ciudadanos.

Entre los alcances del Reglamento se contempla la promoción de las inversiones en equipamiento para promover el uso productivo en actividades económicas de las zonas rurales, a través del destino del 1% de los fondos de electrificación rural para financiar la adquisición de equipos eléctricos que permitan utilizar la electricidad para producir bienes y servicios en actividades como talleres en madera, plantas lecheras, procesadoras de café, pequeña agroindustria, panadería, confecciones, orfebrería, entre otros emprendimientos en las comunidades rurales. El fondo será entregado mediante las empresas eléctricas, y la devolución del mismo se realizará sin intereses a través del recibo de electricidad.

De esta forma, se fomentará un mayor bienestar de las familias y se impulsará actividades que otorguen valor agregado a las materias primas que se producen en las áreas rurales, lo que dará sostenibilidad al servicio eléctrico y generará un positivo impacto económico y social.

Además, el Reglamento establece un régimen especial y simplificado para obtener los derechos eléctricos, lo que reducirá hasta en seis meses el proceso para iniciar la ejecución de la etapa de construcción de las obras eléctricas rurales.

Asimismo, hace posible la construcción de líneas de transmisión para la electrificación rural por medios convencionales, acelerando el cierre de las brechas en electricidad en beneficio de la población ubicada en la zona amazónica del país.

El Reglamento también autoriza la transferencia de obras de electrificación rural a las empresas distribuidoras de electricidad dependientes del FONAFE para asegurar la operatividad y sostenibilidad de esa infraestructura que persigue una finalidad social; y  aprueba la instalación de medidores a miles de usuarios rurales que no cuentan con este dispositivo de medición, con ello se brindará un servicio de mejor calidad y se asegura la ampliación del sistema eléctrico para nuevos usuarios que soliciten el servicio.

En transmisión eléctrica ¿Qué licitaciones se tienen proyectadas?

En el último trimestre del presente año se licitará la ejecución de los proyectos de subestaciones Nueva Chincha y Nueva Nazca con una inversión estimada de US$ 37.7 millones. Su puesta en operación suministrará energía al sistema eléctrico de la región Ica, brindando una energía de calidad y confiable para la región y beneficiando a 226 057 usuarios (1 millón de habitantes).

Asimismo, para el segundo trimestre del 2021 se tienen programadas la licitación del Enlace 500 kV Piura Nueva – Frontera con una inversión estimada de US$ 167.2 millones, la línea de transmisión en 138 kV Puerto Maldonado – Iberia con una inversión estimada de US$ 20.41 millones y la Subestación Valle del Chira con una inversión de US$ 5.4 millones.

El proyecto Enlace 500 kV Piura Nueva – Frontera permitirá la interconexión del Sistema Eléctrico peruano con el ecuatoriano y de esta manera aprovechar la complementariedad hidrológica entre ambos sistemas. La Línea de Transmisión incluye la construcción de las subestaciones nuevas Pasaje en Ecuador y Piura Nueva en Perú. Su puesta en operación comercial beneficiará a 7.8 millones de usuarios del servicio público de electricidad de todo el país a través de la interconexión eléctrica binacional entre Perú-Ecuador (31.6 millones de habitantes beneficiados).

Por su parte, el proyecto de la Línea de Transmisión en 138 kV Puerto Maldonado-Iberia de 160 km de longitud, tiene por objetivo abastecer el suministro eléctrico a la ciudad de Iberia, con energía proveniente del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional. Su puesta en operación comercial beneficiará los 42 284 usuarios de la región Madre de Dios los beneficiarios (186 mil habitantes beneficiados).

Finalmente, la Subestación Valle del Chira tiene por finalidad brindar confiabilidad al suministro de energía en la región Piura. Su puesta en operación permitirá suministrar energía al sistema eléctrico de la región Piura, brindando una energía de calidad y confiable para la región y beneficiando a 459 068 usuarios (2 millones de habitantes).

Está pendiente también que el Minem promulgue un Reglamento para desarrollar la electromovilidad en el país. ¿En qué etapa está el mismo? 

El Reglamento forma parte de las políticas multisectoriales que viene implementado el Estado Peruano para fomentar el cambio de la matriz energética hacia el uso de fuentes de energía no contaminantes y de mayor eficiencia energética para el cumplimiento de los compromisos internacionales encaminados a la reducción de la huella de carbono y la lucha contra el calentamiento global.

A través del mencionado Reglamento se establecen los siguientes criterios técnicos y económicos:

  • La recarga del vehículo eléctrico debe ser desarrollada en condiciones de competencia, y a su vez se establece que cuando el Organismo Regulador observe que dicho servicio de recarga resulte en precios cuasi monopólicos puede establecer el precio máximo de carga previa solicitud al MINEM.
  • Se fija las condiciones técnicas para el desarrollo de la carga comercial, que puede ser desarrollado en espacios de acceso público. Los operadores garantizan la interoperabilidad de las electrolineras con los vehículos eléctricos, el Organismo Regulador supervisa y las municipalidades fiscalizan el cumplimiento de las condiciones técnicas y de seguridad.
  • La carga privada (no comercial) se desarrolla en espacios de la propiedad privada, dentro de las instalaciones del titular del suministro eléctrico. Las instalaciones deben de cumplir con las normas técnicas y de seguridad, y en caso de riesgo a terceros la empresa eléctrica está autorizada a cortar el suministro.
  • Se incorpora la posibilidad de que las instituciones del Estado puedan desarrollar dentro de sus instalaciones puntos de carga para vehículo eléctrico con la finalidad de promover su uso por los servidores del Estado.

Clientes regulados vs clientes libres. Se habló en reducir la valla” para que las empresas opten por migrar de clientes regulados a clientes libres ¿Qué opina al respecto?

La delimitación entre usuario libre y usuario regulado tiene impacto sobre el funcionamiento del mercado regulado, considerando que el suministro eléctrico para los usuarios regulados se realiza de acuerdo a condiciones de competencia por el abastecimiento de dicho servicio, a través de las licitaciones convocadas por las empresas de distribución. Es así que el tamaño de los usuarios es un atributo que permite la libre negociación por el abastecimiento. Al respecto, se ha definido que los usuarios con rangos de consumo de 200 kW hasta 2500 kW pueden optar por ser usuarios libres o regulados.

Dada la distorsión de las señales de precio en el mercado de corto plazo, de 350 puntos de suministro de usuarios considerados como libres en diciembre de 2015, a febrero de 2020 se tienen 2 303 puntos de suministro. La migración de la condición de usuario regulado a usuario libre ha provocado que la potencia contratada por las empresas de distribución a las empresas de generación se haya descalzado; es decir, se ha generado una sobrecontratación.

Si bien es cierto que los usuarios que optaron por la migración han sido beneficiados por los precios del mercado de corto plazo por las distorsiones de precio, esta situación ha agravado el normal funcionamiento del mercado eléctrico.

Así, en vista de las distorsiones significativas y el crecimiento exponencial de la migración de usuarios, reducir el límite a 50 kW para ser usuario libre sería perjudicial para el sector, en especial para las empresas distribuidoras que cuentan con contratos de suministros eléctrico take or pay para cubrir su demanda. La situación empeora porque actualmente el consumo total de las distribuidoras ha disminuido por efectos del COVID-19 provocado por la menor demanda de las mypes y del sector comercial. Por las razones indicadas se debería de realizar un análisis exhaustivo antes de que se tome alguna decisión al respecto.

El Minem ha solicitado una consultoría para la elaboración de un Libro Blanco para la reforma y modernización del sector eléctrico peruano. ¿Puede detallarnos el contenido de la convocatoria?

La Comisión Multisectorial para la Reforma del Subsector Electricidad (CRSE) ha desarrollado y aprobado los términos de referencia para la contratación del Grupo Consultor que elaborará el Libro Blanco, documento que ha sido elaborado con el apoyo de los expertos internacionales, Rutty Ortiz y Ricardo Ramírez, y con la participación de los profesionales del Ministerio de Energía y Minas (Minem), y del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) que conforman los grupos de trabajo de cada eje temático y asesores técnicos de la CRSE.

El Libro Blanco es un documento técnico que permitirá la modernización del sistema eléctrico peruano, a través de propuestas legislativas institucionales y reformas normativas para el fortalecimiento del marco institucional, de manera que se impulse la modernización y se resuelvan los desafíos de la industria eléctrica en lo referente al  aseguramiento de la suficiencia de generación, la incorporación de las energías renovables, la medición inteligente, la generación distribuida, el empoderamiento de la demanda y el desarrollo armónico de los sectores de electricidad y gas natural, entre otros. Asimismo, será desarrollado teniendo en cuenta cuatro (04) ejes temáticos que comprenden lo siguiente: (a) Fortalecimiento del marco institucional, (b) Transformación del Mercado Mayorista, (c) Innovación de la distribución y la comercialización minorista y (d) Simplificación de la regulación y de la gestión de transmisión. Puede accederse a los documentos a través del portal web de la Comisión Multisectorial de Reforma del Sector Electricidad.

¿Cuál es la visión de futuro del Minem en el sector eléctrico?

La visión del sector eléctrico se encuentra entorno a la modernización para dar al usuario un servicio moderno y eficiente, con la reducción de la huella de carbono, cuidado del medio ambiente y un rol más activo del usuario en relación al manejo de la demanda.

Por otro lado, en lo que se refiere al sistema eléctrico, se busca mejorar la calidad del servicio a partir de la reducción de la frecuencia y tiempo de duración de interrupciones (SAIDI y SAIFI) en beneficio de los hogares, más aún hoy que se requiere contar con un suministro continuo y eficiente para el desarrollo de actividades como el trabajo remoto, la asistencia a clases virtuales y el correcto funcionamiento de las instituciones de salud.

El punto focal de la visión está centrado en la implementación de las redes eléctricas inteligentes y sus componentes, automatización de los sistemas de información, incorporación de la generación distribuida a través de la instalación de paneles fotovoltaicos en los techos de las viviendas, el almacenamiento de energía a través del vehículo eléctrico, siendo el gran motor las empresas de distribución que se convierten en el vehículo de cambio y modernización para permitir el uso eficiente de la energía y el empoderamiento del usuario que poseerá la información que le permitirá administrar su consumo y con ello obtener beneficios económicos.

Para ello, como se señaló previamente, se viene trabajando en la elaboración de un Libro Blanco que permitirá proponer un marco regulatorio moderno y armónico para dar las señales económicas que permitan la modernización del sistema eléctrico peruano.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button