Hidrocarburos

LA CRISIS ENERGÉTICA AMPLÍA LA BRECHA EN LA TRANSICIÓN VERDE ENTRE EL MUNDO Y EUROPA

 La necesidad de seguridad del suministro y el aumento de los costes acentúan el contraste entre la velocidad de la transición energética en Europa y el resto del mundo.

El crecimiento y la ecologización de la generación de electricidad siguen siendo los motores de la transición; estas tendencias a largo plazo superan los choques cíclicos. Se espera que las energías renovables representen el 83% de la generación de electricidad en 2050.

Un año después de que el Secretario General de la ONU, António Guterres, advirtiera de que el informe del IPCC era un “código rojo para la humanidad”, las emisiones siguen estando cerca de niveles récord, lo que sugiere un calentamiento de 2,2°C para finales de siglo.

La brecha de velocidad en la transición energética se está ampliando entre el mundo y Europa, impulsada por la necesidad de seguridad del suministro y el aumento de los costes.

Esta es la conclusión de DNV, que en la sexta edición de su Energy Transition Outlook predice que Europa, que ya es líder en la transición energética, redoblará sus esfuerzos en energías renovables y eficiencia energética para aumentar su independencia energética.

El modelo prevé una drástica caída del consumo de gas en Europa como respuesta a la guerra de Ucrania: en comparación con las previsiones del año pasado, DNV ve al continente consumiendo casi la mitad de gas natural en 2050. El gas cubrirá entonces sólo el 10% de la demanda energética europea, frente al 25% actual.

Los países de renta baja, donde el coste es el principal motor de la política energética, experimentan una tendencia diferente.  Los altos precios de la energía y los alimentos están revirtiendo el cambio del carbón al gas y frenando la inversión en la descarbonización.  Por ejemplo, el porcentaje de gas en la combinación energética del subcontinente indio caerá del 11% al 7% en los próximos cinco años, mientras que el porcentaje de carbón aumentará.

En términos más generales, las presiones inflacionistas y las interrupciones de la cadena de suministro son un reto a corto plazo para el crecimiento de las energías renovables.  Según los modelos de DNV, la fecha límite mundial para los vehículos eléctricos – cuando la proporción de VE en las ventas de vehículos nuevos supere el 50% – se ha retrasado un año, hasta 2033.

Sin embargo, el impacto de la crisis actual en la transición energética global se ve compensado por el descenso de los costes de las energías renovables y el aumento de los costes del carbono a largo plazo.

Las turbulencias del mercado energético no alteran radicalmente el camino hacia la descarbonización a mediados de siglo“, dice Remi Eriksen, director general del Grupo DNV. “El motor más potente de la transición energética mundial es el rápido descenso de los costes de la energía solar y eólica, que superará a largo plazo las actuales perturbaciones del sistema energético.”

Por primera vez, la previsión de DNV considera que los combustibles no fósiles superarán ligeramente el 50% de la combinación energética mundial en 2050.  Esto se debe principalmente al crecimiento y la ecologización de la generación de electricidad.  Esta cifra se duplicará con creces en los próximos 30 años, pasando del 19% al 36% de la combinación energética mundial.

La energía solar fotovoltaica y la eólica son ya las formas más baratas de electricidad en la mayor parte del mundo. En 2050, se multiplicarán por 20 y por 10, respectivamente, y dominarán la generación de electricidad con cuotas del 38% y el 31% del mix, respectivamente. 

Se espera que el gasto en energías renovables se duplique en los próximos diez años hasta superar los 1,3 billones de dólares anuales, y que el gasto en redes supere el billón de dólares anuales en 2030.

La preocupación por la seguridad energética está impulsando un renovado interés por la energía nuclear, y las previsiones de este año muestran un modesto aumento del 13% sobre los niveles actuales hasta 2050.  Sin embargo, su participación en la combinación de electricidad seguirá disminuyendo, pasando del 10% actual al 5% en 2050.

El aumento a corto plazo del consumo de carbón no impedirá su rápida salida del mix energético, tras haber alcanzado su máximo en 2014.  El petróleo se ha acercado a una meseta en los últimos años y empezará a descender bruscamente a partir de 2030.  Debido a la guerra en Ucrania, el consumo mundial de gas será inferior al previsto anteriormente.  Antes de la guerra, DNV predijo que el gas natural sería la mayor fuente de energía a finales de esta década, pero esto se ha pospuesto hasta 2048.

El camino hacia la neutralidad en carbono

Un año después de que el Secretario General de la ONU, António Guterres, advirtiera que el informe del IPCC era un “código rojo para la humanidad”, DNV sigue pronosticando que el planeta va camino de calentarse 2,2°C en 2100.  Esto contrasta con el objetivo declarado por los firmantes del Acuerdo de París de lograr cero emisiones netas para 2050 y limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

En 2021, las emisiones aumentaron considerablemente, acercándose a los récords históricos anteriores a la pandemia, y en 2022 es posible que las emisiones mundiales sólo desciendan un 1%. Son dos años “perdidos” en la lucha contra las emisiones. Se necesita una reducción de las emisiones mundiales de CO2 de al menos un 8% anual para alcanzar el “cero neto” en 2050.

Para alcanzar el nivel cero global en 2050, algunas regiones y sectores deben descarbonizarse mucho más rápido. En particular, las regiones de la OCDE tienen que alcanzar el nivel cero neto en 2043 y el negativo neto a partir de entonces (con la captura y eliminación de carbono que permite las emisiones negativas). China debe reducir sus emisiones a cero para 2050, en lugar del objetivo actual de 2060.  Algunos sectores, como el de la generación de energía, deberán alcanzar el nivel cero antes de 2050, mientras que otros sectores, como el del cemento y la aviación, seguirán teniendo emisiones residuales. En nuestro camino hacia el cero neto, el sector marítimo debe reducir sus emisiones en un 95% para 2050.

Según la trayectoria neta cero de DNV, no debería ser necesaria la exploración de hidrocarburos para satisfacer la demanda después de 2024 en los países de renta alta y después de 2028 en los países de renta media y baja. Sin embargo, para lograrlo, la inversión en energías renovables debe triplicarse y la inversión en la red debe aumentar más del 50% en los próximos 10 años.

La trayectoria Net Zero de DNV requiere una intervención gubernamental mucho mayor que la actual.  Es necesario activar todo el aparato político, incluyendo: la herramienta fiscal, tanto en forma de impuestos sobre el carbono como de mayores subsidios para la energía verde, directrices más fuertes, límites más estrictos e incentivos financieros para fomentar la sustitución de los combustibles fósiles por renovables, y una regulación y normas más adecuadas y eficaces.

A medida que nos acercamos a la COP27, es importante que los responsables políticos reconozcan las enormes oportunidades inherentes a la descarbonización de la combinación energética, dados los crecientes costes de los impactos del cambio climático.  Existe la tecnología necesaria para alcanzar las emisiones netas cero en 2050, pero para conseguirlo tenemos que utilizar todas las herramientas políticas posibles“, afirma Eriksen.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button