Noticias Horizontal 728x90 (1)

Medidas de fuerza paralizan Oleoducto Norperuano e incumplen normas para prevenir contagio de la Covid-19

PETROPERÚ comunica a la opinión pública que diversas medidas de fuerza contra nuestras instalaciones en el Oleoducto Norperuano mantienen paralizada su operación y con ello a la industria petrolera en la Selva norte del país.


PETROPERÚ comunica a la opinión pública que diversas medidas de fuerza contra nuestras instalaciones en el Oleoducto Norperuano (ONP) mantienen paralizada su operación y con ello a la industria petrolera en la Selva norte del país. Además, estas protestas están afectando la generación de ingresos por canon a la región y el país, y se desarrollan incumpliendo los protocolos básicos para la prevención de la COVID-19, con grave riesgo para la salud pública en la zona.

Toma de la Estación 5 

Como informamos oportunamente, el 28 de setiembre fue tomada la Estación 5 del ONP por aproximadamente 200 pobladores de los Pueblos Indígenas de Dátem del Marañón, Loreto, los cuales ya habían amenazado con acciones de fuerza contra las instalaciones petroleras debido a la exigencia de apoyo del Gobierno en temas relacionados al cierre de brechas y acciones de salud.

Si bien estas acciones se producen por demandas a los diferentes estamentos del Gobierno, PETROPERÚ, para salvaguardar la integridad de sus trabajadores, tomó la decisión de evacuar a la totalidad de su personal.

Ingreso ilegal a la Estación Morona

Con la misma impunidad, un grupo de manifestantes de la etnia Chapra, ha obligado al operador contratado, nativo de la zona, que permanecía en la Estación Morona a cortar el suministro de la energía eléctrica, atentando contra la seguridad de dicha instalación y afectando a la comunidad nativa colindante Fernando Rosas, a la cual, como parte de las acciones de responsabilidad social, se le brinda energía eléctrica.

Grave riesgo de contagio y canon en riesgo de desaparecer

Esta grave situación contra las Estaciones del ONP, que afecta la paz social, viene perjudicando además a todos los actores en la región (comunidades, empresas, gobierno y población en general).

En el caso de las comunidades, porque las citadas acciones de fuerza incumplen las medidas de prevención contra la COVID-19 ya que se trata de aglomeraciones de personas apostadas en instalaciones industriales, contraviniendo todas las medidas de seguridad indispensables.

Se perjudica también a las empresas privadas que operan los lotes petroleros en la Selva, al no haber posibilidades de realizar el transporte de hidrocarburos a la Costa a través del ONP, debido a las medidas de fuerza que afecta la continuidad de sus operaciones.

Finalmente, reiteramos nuestra invocación a los grupos de manifestantes que permanecen en la Estación Morona y Estación 5 para que cesen sus acciones de fuerza que perjudican su propia salud, y así poder continuar con los esfuerzos de un diálogo respetuoso para resolver los reclamos existentes. De igual forma, invocamos a las instancias correspondientes a tomar las acciones necesarias para hacer cumplir la Ley y el Estado de Derecho.

La finalidad primordial es lograr salvaguardar el bienestar y la salud de las comunidades de la Selva norte y reactivar la industria de hidrocarburos, la cual contribuye con recursos del canon al desarrollo de la Amazonía y el país.

San Isidro, 14 de octubre de 2020.


Noticias Horizontal 728x90 (1)

MÁS NOTICIAS

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Horizontal 728x90 (3)

Copyright 2018 ® RevistaEnergia.pe Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por LimaDot