Noticias Horizontal 728x90 (1)

Nuevo reporte es determinante: eólica y solar, serán la mitad de la potencia eléctrica en apenas 30 años en Latinoamérica

La demanda en aumento, un crecimiento dramático en la capacidad de generación de energía y el dominio de las energías eólica y solar para satisfacer esa necesidad transformarán el sector energético de América Latina durante las próximas tres décadas, según el último New Energy Outlook 2020 (NEO 2020) de BloombergNEF (BNEF).


La última proyección de BNEF sobre la evolución del sistema global de energía durante los próximos 30 años, usando su propio Escenario de Transición Económica, demuestra que la capacidad instalada total de la región se duplicará a más de 1TW para el 2050 y su mix energético se volverá aún más limpio a medida que las energías eólica y solar proporcionan el grueso de las nuevas adiciones de capacidad.

La descentralización y la necesidad creciente de flexibilidad ligadas a la dependencia de fuentes intermitentes también emergen como tendencias claves, a medida que se aceleran la adopción de energía solar en los techos, las baterías y otras fuentes de flexibilidad.

Si bien revela una transformación dramática para América Latina, NEO 2020 también destaca un hecho bien establecido sobre la región: su sector energético ya está bastante descarbonizado. Esta línea de base comparativamente limpia tiene implicaciones de gran alcance para su futuro energético.

Hoy en día, la energía hidroeléctrica es fundamental para satisfacer las necesidades energéticas de América Latina, a pesar del fuerte crecimiento eólico y solar de la última década.

La energía hidroeléctrica representa la gran mayoría de lo que ya es una matriz de 61% cero carbono. Los fundamentos económicos sugieren que la energía hidroeléctrica experimentará un crecimiento modesto en el mejor de los casos durante los próximos 30 años, pero aún así, representará un tercio de la generación en el 2050.

Como energía despachable, la hidroeléctrica complementa las fuentes intermitentes, en particular la eólica, lo que les permitirá pasar del 8% de la generación actual a casi el 50% en el 2050.

La presencia de la energía hidroeléctrica en Brasil, el mercado más grande de la región, y en otros lugares también evita adiciones mucho mayores de gas necesarias para respaldar un auge en las energías renovables variables.

En resumen, la energía hidroeléctrica es la base, ya que el sector eléctrico de América Latina alcanzará el 82% de generación sin carbono para el 2050, solo superado por Europa. Sin embargo, son las energías eólica y solar, que representan la gran mayoría de las nuevas adiciones de capacidad, las que reemplazarán progresivamente los combustibles fósiles menos económicos, con el petróleo casi desapareciendo de la generación.

Como resultado, las emisiones de CO2 del sector eléctrico, que ya alcanzaron su punto máximo en 2015−tres años antes de las emisiones del sector energético mundial−disminuirán un 36% para el 2050.

La pandemia de Covid-19 ha afectado severamente a América Latina, reduciendo la demanda de electricidad en un 7% en el 2020. Esto significa que el mercado solo volverá al nivel de demanda antes de la crisis en el 2024.

Sin embargo, un regreso al crecimiento a largo plazo de la demanda de energía del 1.7% anual significa que la demanda final total crecerá un 50% hasta el 2050, alcanzando cerca de 2.000 TWh/año.

Es importante destacar que las nuevas fuentes de demanda, incluido el crecimiento en el uso del aire acondicionado y posteriormente los vehículos eléctricos, eventualmente aumentarán a un cuarto del total.

Este crecimiento constante de la demanda de electricidad durante los próximos 30 años producirá una expansión sostenida en la capacidad de generación de energía de la región, la cual se duplicará pasando de 433GW en el 2019 a más de 1TW en el 2050.

Actualmente, la energía hidroeléctrica representa casi la mitad (45%) de la matriz energética de la región. Los combustibles fósiles sumados representan otro 40%, más de la mitad de los cuales es gas natural. Ambas tecnologías siguen siendo esenciales, pero su importancia caerá drásticamente.

El mix de energía de la región se vuelve más limpio a medida que las energías eólica y solar proporcionan la gran mayoría de las nuevas adiciones de capacidad. La capacidad eólica crecerá a más del 5% anual hasta el 2050, lo que aumentará la capacidad total de 28GW en el 2019 a casi 140GW en el 2050.

La tasa de crecimiento de la energía solar es casi del 11% anual, lo que producirá un enorme crecimiento de capacidad de 17GW en el 2019 a casi 390GW en el 2050. La energía fotovoltaica ha crecido a un promedio del 86% anual durante los últimos cinco años, aunque arrancó de una base baja.

A medida que aumenta la generación de energías renovables, la capacidad de gas también crece de manera continua. Las adiciones de nuevas plantas de gas son una constante, tanto para reemplazar las antiguas plantas que se cierran como para satisfacer la creciente demanda de plantas de picos.

Más energías renovables significan menos espacio para generadores  competitivos de carga base. Las plantas de turbinas de ciclo combinado (CCGT) se adaptan volviéndose más flexibles y funcionando durante las horas de alto valor, en lugar de carga base.

Esto produce una caída constante en los factores de capacidad, reflejando una tendencia que se observa a nivel mundial, ya que las unidades despachables funcionan durante relativamente menos horas, pero más valiosas.

El auge de las energías renovables significa que también dominarán la inversión en nuevas capacidades de energía, la mayor parte de la cual, durante las próximas tres décadas, se destinará a las energías eólica y solar, en línea con las tendencias globales.

Las energías renovables y su almacenamiento coparán el 80% de los casi $600 mil millones que se invertirán en nueva capacidad de energía en América Latina hasta el 2050, o sea alrededor de $459 mil millones.

La inversión en energía solar lidera con un total de $236 mil millones hasta el 2050, lo que representa más del 40% de la inversión en nueva capacidad. Esto es cerca de un 33% superior a los $177 mil millones de inversión en energía eólica, aunque la energía eólica tiene mucha menos capacidad total desplegada que la solar, ya que requiere más capital por megavatio.

Los excelentes factores de capacidad en tierra y las pocas restricciones de tierra en los principales mercados de la región limitan el crecimiento de la energía eólica off-shore, que lucha por competir económicamente con la tierra en América Latina a pesar de que los recursos off-shore son  favorables.

La descentralización se acelera mucho, primero mediante la rápida adopción de sistemas fotovoltaicos a pequeña escala y luego mediante las adiciones de baterías detrás del medidor.

En América Latina, los activos distribuidos a pequeña escala aportan una contribución significativa a la capacidad total y a la generación debido a una combinación de altos precios de la electricidad al consumidor final y buenos recursos solares, así como a un gran potencial del mercado para instalar sistemas de techo y las políticas para acelerar su adopción en las primeras fases de desarrollo del mercado.

La energía fotovoltaica a pequeña escala en América Latina aumentará del 2% de la capacidad total en el 2019 al 18% a mediados de siglo. Incluyendo las baterías detrás del medidor, las tecnologías descentralizadas representarán en general el 21% de la capacidad para entonces.

Las baterías detrás del medidor tardan más y solo ganan impulso del 2030 en adelante. Estas representarán el 4% de la capacidad de la región para el 2050.

 

Fuente: BloombergNEF

Puede acceder a un resumen ejecutivo disponible al público y más detalles sobre el informe New Energy Outlook 2020 de BNEF en el siguiente enlace: https://about.bnef.com/new-energy-outlook/.

 

EnergíaEstratégica (22/12)


Noticias Horizontal 728x90 (1)

MÁS NOTICIAS

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Horizontal 728x90 (3)

Copyright 2018 ® RevistaEnergia.pe Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por LimaDot