Noticias Horizontal 728x90 (1)

Efectos del coronavirus en la cadena de valor de almacenamiento en baterías de Litio y sus proyecciones. El desembarco en “(N/L)ombardía”

Haciendo un juego de palabras simbólico, el desembarco del Virus en Lombardía tiene simbólicamente una doble analogía con el desembarco en Normandía, durante la segunda guerra mundial.


Haciendo un juego de palabras simbólico, el desembarco del Virus en Lombardía tiene simbólicamente una doble analogía con el desembarco en Normandía, durante la segunda guerra mundial. Ello en un contexto violento y bélico, así como  en términos de paronimia. Ambas  invasiones , una de agentes genéticos microscópicos y la otra de seres humanos, marcan el comienzo del fin de una era, donde toda una sociedad global cambia para siempre en niveles de individuos y familias, pero también a nivel geopolítico y social.

Estos hechos generan un nivel de stress al paradigma tan grande, que finalmente lo rompe a pedazos y los miedos al cambio, la prudencia, las defensas corporativas, las trabas políticas e incluso el sentido común, son superados por el actuar  atrevido y de supervivencia tanto a nivel de las estructuras sociales y  familiares, pero también a las estructuras empresariales y políticas.

Es así, como en breve tiempo, la dirección de la curva de la sociedad estructural cambia de sentido, con mucha volatilidad , encontrando un rumbo muy distinto, en lo esencial, a lo que venía aconteciendo, con consecuencias que sólo podrán evaluarse por los historiadores en unos años más.

En relación con el tema industrial ligado a un cambio trascendental que estaba ocurriendo en temas de energía y cambio climático, pensamos que las consecuencias serán enormes. Paso a relatarles una cadena de acontecimientos que ocurrieron en los primeros 5 meses del 2020, respecto del vector de un importante cambio social, como son las baterías de Litio (LIB). Por cierto, cada uno de los habitantes del planeta anda trayendo una en su bolsillo como base de su funcionalidad económica y social (Smartphones, para empezar y son la base invisible que ha permitido millones de videoconferencias y compras on-line estos últimos meses ).

En estos últimos años la principal demanda de este elemento estaba siendo liderada por los vehículos eléctricos (EV), y se preveía que el 70% de la demanda se concentraría en esta industria en los próximos 5 años.  Por otro lado, “aguas arriba”, los países productores de materia prima, como Perú, Chile, Argentina, Australia e incluso el Congo se sobaban las manos pues los elementos precursores de las LIB`s son materiales como el Litio (elemento principal) , el níquel, el Cobalto, el Manganeso, etc.  

A fines del año pasado ( fines del 2019) la demanda estaba en baja. El anuncio del  término de los subsidios en China a la electromovilidad (según nomenclatura China: New Energy Vehicles, NEV) había afectado las proyecciones de crecimiento de esta industria floreciente, donde China representaba el 70% de la oferta y el 50% de la demanda global. Por otra parte, sin embargo, justo el año 2020,  se comenzaba la nueva y ruda era de la nueva regulación de la  Unión Europea para el cambio, orientada a ocupar un lugar de liderazgo en esta industria. Se comenzaba la regulación 95/85 que implica aplicar muy fuertes sanciones impositivas a la producción y venta de  vehículos de combustión interna en Europa. Ello es solo el inicio de esta batalla industrial y también  asociada al cambio climático, donde Europa quería ocupar un rol esencial y estratégico.

A comienzos del 2020,sin embargo,  debido a la epidemia COVID en China,  se frenó violentamente la producción de baterías en China y   poco tiempo después, por la invasión de Lombardía, se comenzó a desarrollar en cadena un shock de demanda. Las plantas de producción de EV´s en Europa y muy seguidamente en USA, fueron cerradas, generando un nuevo stress , ahora de demanda,  a la cadena de suministro clave como las LIB´s , concentrada en China. Ello causó un daño y desequilibro a las ordenes en curso y un sobreinventario de Litio, por ejemplo, que generó una fuerte baja de precios.

Unos meses después, cuando  China  está recien saliendo de la pandemia , la producción no ha podido ser retomada y se estima este año 2020 una caída de la demanda de LIB´s de un 30%  a nivel global, respecto de las proyecciones previas (La previsión de llegar a 3,3 millones de EV´s se reducen a 2,3 millones, siendo ello menos que los registros del año 2019).

Este efecto acumulado, que afecta la base de un negocio en crecimiento,  implicaría según mis estimaciones, llegar al 2025 con unos 330 GWh de demanda de  LIB´s para electromovilidad, lo que representaría una caída acumulada de un 46%  respecto de la previsión de hace apenas 6 meses atrás. Ello significa , en pocas palabras, atrasar esas proyecciones para el  2025 para ser cumplidas el 2026-2027.

No todo sin embargo son  malas noticias, es posible (pequeñas señales ya se observan) que el mundo se alinee con una mayor conciencia de mitigación ambiental y con ello esto sea también un fin de las discusiones o frenos interesados para los cambios energéticos en el mundo y tengamos una luz verde impensada en este campo.

Algo de ello se comienza a percibir cuando China decidió postergar de inmediato  la medida de eliminación de subsidios mencionadas previamente a los NEV´s por unos años, tendiente a  impulsar la industria China en tiempos difíciles (y mantener su hegemonía tecnológica).

Por otra parte (para  cuando este artículo de publique habrá más claridad)  se está gestando en Europa un fondo de recuperación no retornable (subsidios) de  500 mil millones de Euros (Iniciativa de Francia y Alemania) y una contrapropuesta de Austria, Holanda, Dinamarca y Suecia, que desean condicionar la inversión o gasto de estos fondos en  “la reconstrucción y resistencia del sector médico y la economía y también podrían respaldarse las inversiones en investigación, innovación y las relacionadas con el clima”. (Planes similares seguramente en tamaño, orientación y magnitud serán levantados por EEUU y China, además de Japón).

Ello estaría condicionando , según algunos borradores a los que he tenido acceso en fuentes públicas, unos 200 mil millones de Euros de los fondos y subsidios  a impulsar la industria de energías verdes y la electromovilidad. Ello genera un motor relevante e incluso hay países en Europa que estarían adelantando el fin de la entrada de vehículos de combustión interna para el año 2025. El uso del hidrógeno como combustible verde para rangos energéticos mayores (barcos y aviones eléctricos) estaría siendo también promovido fuertemente.

Bajo tierra, sin tanto ruido,  la tecnología de baterías de litio además ha tenido este primer semestre un fuerte impulso con varios anuncios de nuevos avances, que permitirían adelantar la caída de precios a menos de US$ 100/KWh ( originalmente proyectada para el 2025 ) para incluso este mismo año 2020  (Anuncio de Tesla en asociación con CATL el gigante Chino de baterías de Litio, posiblemente será oficializado el Battery Day de Tesla  previsto para  Junio de este año). Se especula que ello llevaría a la igualdad de precios de venta de los EV`s con respecto a los vehículos convencionales. Anuncios de este tipo también los hizo BYD recientemente con su nueva batería. Igualmente la inauguración y puesta en marcha de las Mega-fábricas para EV´s en China este año 2020, tanto  de Tesla , como de  VW en Shanghái, impulsarán sin duda la demanda global.

Si lo anterior ocurriera, estaríamos  ad-portas de una nueva era en términos energéticos, no solo para el transporte sino que el efecto colateral en la generación y distribución de energías variables (Solar y Eólica) serán muy afectados. Posiblemente entonces, habrá que revisar la pendiente de crecimiento a partir del Coronavirus.

Como dije al comienzo, ello  es posible gracias al que el fenómeno de la anulación de aprensiones y frenos mentales producto del osado enfrentamiento de vida o muerte a  la crisis pandémica,  habría permitido una reflexión necesaria a los líderes de las industrias y también de los países, para retomar el camino ya iniciado pero con una pendiente diferente, puesto que al menos el “establishment” que frenaba esta industria, se cayó a pedazos, como muchos otros paradigmas destruidos en pocos meses.

Tal como el desembarco en Normandía, en Lombardía se habría iniciado  el comienzo del fin de una era y un plan Marshall global se estaría generando.

Mucho de lo que acá menciono es especulación basada en observación crítica,  haciendo un doble clic a lo que aparece en la prensa y profundizando en publicaciones profesionales, más cálculos preliminares  en base a mis modelos de predicción con que trabajo. Ello me permite ir formulando una hipótesis precedente,  aunque el problema de los “cisnes negros”  es que uno puede quedar corto o largo radicalmente. Igualmente es muy posible que todo esto se desarrolle en medio de la reconstrucción, con mucho ruido y problemas sociales , cambios de gobiernos y desequilibrios de poder. Siendo un provechoso espacio para  los oportunistas políticos y populistas . El efecto de esta volatilidad es impredecible pues nace  de la profundidad del alma humana, donde los más vociferantes tienen un poder desproporcionado a través de  las redes sociales y la miseria de muchos es un caldo de cultivo.   

Autor:

Jaime Alée,

Presidente de consultoría de inteligencia de mercado de ESK (Chile)


Sobre el Autor

Jaime Alée

Presidente de consultoría de inteligencia de mercado de ESK (Chile)

Noticias Horizontal 728x90 (1)

MÁS NOTICIAS

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Vertical 300x250 (1)

Noticias Horizontal 728x90 (3)

Copyright 2018 ® RevistaEnergia.pe Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por LimaDot